Make your own free website on Tripod.com
JEAN NOUVEL.
Por Javier Salazar
 
 

Este arquitecto egresado de la Escuela de Bellas Artes de París, debe los inicios de su formación a los dos arquitectos que hacían mayores propuestas en Francia: Claude Parent y Virilio. Desde muy temprana edad comienza a trabajar en la oficina de éstos y a los veintiún años era director de un gran proyecto.
El aprendizaje de Nouvel en esta oficina no fue solamente pragmático sino teórico, con frecuencia realizaba discusiones con Parent y Virilio sobre tipologías, morfologías urbanas y otros.
Es importante tener en cuenta  que en los inicios de su carrera hay un cambio radical de pensamiento en el ámbito arquitectónico en Francia, de un lado los que deseaban continuar con la tradición y de otro los que consideraban una arquitectura radicalmente opuesta. Esto influyó para que a partir de 1981 en la época de Miterrand se pasara de concebir la arquitectura a la francesa (hacer columnas y sandeces) a la idea de los grandes proyectos que cambiarían la idea del desarrollo cultural de Francia.
Norman Foster considera que en Nouvel se unen el ingenio francés y la ingeniería experimental (pieles superficiales y mecanismos) de tradición francesa.

En este contexto cultural e histórico se desarrolla el inicio de la vida profesional de Jean Nouvel y es con el proyecto del IMA, Instituto del Mundo Árabe, con el que sale a relucir su ingenio.
El método de diseño de este arquitecto tiene varios componentes:  El establecimiento de las reglas o condiciones del proyecto, la definición de lo que el llama las “reglas de formación”, la investigación, la experimentación (incluso construida) y por último el dibujo.
Una premisa de su método es la de superar la autonomía disciplinar de la Arquitectura, es decir, entender que el proceso de diseño está nutrido de otros componentes que van más allá del oficio mismo. Nouvel hace una defensa de la exterioridad de la disciplina: hay otros aspectos de la vida que nutren el diseño arquitectónico, bien sea el arte, el diseño de objetos como armas o automóviles, la bohemia, comer en los mejores restaurantes del mundo, hemos de ser conscientes de lo que existe fuera de los límites estrictos de nuestro campo de operación para poder explotarlo. Un arquitecto contemporáneo ha de vivir despierto para capturar la realidad y proyectarla, revelarla. Este es un tipo de trabajo que sólo se produce viviendo intensamente una época y estando involucrado en los procesos de producción material. El substrato básico del pensamiento arquitectónico está en cualquier parte, aunque sea más evidente en los dominios relacionados con la producción material y lumínica, en la organización del espacio: en las artes plásticas y aplicadas.
En la producción de un objeto, las operaciones de cambio de escala, evolución de la forma, son fuentes maravillosas de pensamiento arquitectónico. Las cuestiones de arquitectura vienen de la comprensión y el disfrute del mundo a nuestro alrededor, más que del enquistamiento en los problemas disciplinares.
Para introducir en las imágenes de la Arquitectura toda nuestra cultura no es suficiente leer libros de Arquitectura. Se necesita captar cierto número de actitudes y de sensaciones, de emociones que pertenecen a nuestro mundo vivo.

En cuanto al establecimiento de las reglas o condiciones Nouvel considera que uno puede decidir democráticamente sobre el programa, la localización, los usos, pero el hecho estético no es negociable .La tarea de los arquitectos es precisamente la de crear una definición cultural del entorno construido. Incluso en una arquitectura influida por la demanda, uno no puede hacer concesiones sobre la naturaleza estética de las cosas, una vez hemos adquirido el derecho a hacerlo como arquitectos. Mis condiciones (a los clientes) son: Dadme cuantas reglas queráis, plantead lo que queráis, exigid incluso la elección del material... pero una vez que yo he conseguido contestar a todos vuestros requerimientos, no tenéis derecho a solicitar ninguna modificación.

Las reglas de formación son una especie de escenario preexistente que se respeta y en el que se intenta hacer encajar todo: Este es el nudo del diseño. Las reglas de formación han de ser establecidas mediante un esfuerzo de síntesis de los elementos mejor informados en el análisis, para encontrar una solución sinérgica a través de estas múltiples formulaciones potenciales. La transversalidad, la sinergia son una condición crucial de la arquitectura, porque la arquitectura es finalmente un acto de pensamiento.
Debe existir siempre un análisis exhaustivo previo que permita el acceso a la solución más simple capaz de articular las más complejas demandas, por medio de un discurso verbal: hay que formular las ideas, formular en el sentido de crear una fórmula.
... llega un momento en el que el argumento del proyecto ya está presente, y ya no tengo ninguna necesidad de seguir hablando de él, porque lo esencial es fijar el concepto. Y este es el momento en el que a través de  una especie de milagro, comienzan otras cosas a aparecer: el trabajo se torna más plástico, la memoria y la atención toman el mando... es entonces cuando comienzo a apropiarme de las cosas que he ido coleccionando sobre la mesa, a incorporar sus valores plásticos, sus connotaciones... Para producir después algo más ambiguo y misterioso, quizá una pieza de arte.
Lo que caracteriza la aproximación a los proyectos es para mi la continua búsqueda de algo específico.
 Se toman elementos del contexto, superando este término como el entorno construido, aunque este exista. Se trata de identificar los elementos culturales que le imprimen vida al proyecto, de los que se nutre:
“para mi el arquitecto es alguien que debe traducir en sus edificios los valores de una civilización y de una cultura
Otro punto importante es la historia, como lugar de identificación de valores culturales y de significación. En su proceso de diseño intervienen equipos disciplinares de investigadores con los que se reúne regularmente

Bibliografia de Jean Nouvel

- Revista Croquis No. 65/66

-Monografías de arquitectura y vivienda. A & V. No. 31 de 1991.

- Arquitectura Viva No. 33

- Arquitectura Viva No. 29.

- Arquitectura Viva No. 48

- Arquitectura Viva No. 37.